Una de las diversas técnicas estéticas seguras y efectivas es la vacumterapia, un procedimiento no invasivo que ofrece una variedad de beneficios para mejorar la apariencia de la piel y combatir la celulitis.

En este artículo mostramos en profundidad qué es la vacumterapia, sus beneficios y cómo puede ser una opción innovadora para quienes buscan una piel más firme y tonificada.

 

¿Qué es la vacumterapia?

La vacumterapia también se conoce como terapia de vacío, este es un tratamiento que utiliza dispositivos especializados que aplican presión negativa en diferentes áreas del cuerpo, empujando así desde el interior al exterior los tejidos y la piel. Al tratarse de una técnica que se basa en la succión controlada para estimular la circulación sanguínea, permite mejorar la elasticidad de la piel y reducir la celulitis.

 

Beneficios
Reducción de celulitis

La celulitis es una preocupación común para muchas personas que buscan mejorar la textura de la piel. La vacumterapia combate este tema, ya que rompe los depósitos de grasa y mejora la circulación sanguínea, por lo que contribuye a reducir la apariencia de la celulitis.

Mejora la circulación sanguínea

La aplicación de presión negativa mediante la vacumterapia favorece la circulación sanguínea en las áreas tratadas. Una circulación mejorada da lugar a una entrega más eficiente de nutrientes y oxígeno a las células de la piel, lo que contribuye a una piel más saludable y radiante.

Estimulación de colágeno

Al someterse al tratamiento de vacumterapia, su succión controlada provoca la estimulación de la producción de colágeno. El colágeno es una proteína esencial que proporciona estructura y firmeza a la piel. Un aumento de la producción de colágeno puede ayudar a reducir arrugas y líneas finas, mejorando la elasticidad de la piel.

Tonificación muscular

Además de los beneficios estéticos, la vacumterapia puede ser de gran ayuda de cara a la tonificación muscular. La succión estimula los músculos subyacentes, proporcionando un efecto tonificante que puede ser beneficioso para áreas como los glúteos y los muslos.

Tratamiento no invasivo

Otra de las ventajas de la vacumterapia es que es un tratamiento no invasivo. No requiere cirugía ni tiempo de recuperación significativo, lo que permite a los pacientes retomar sus actividades diarias tras someterse al mismo.

 

Algunas de las partes del cuerpo en las que se realiza la vacumterapia
Abdomen

La zona abdominal es una de las áreas más populares para la aplicación de vacumterapia. Este tratamiento puede ayudar a reducir la grasa localizada, tonificar los músculos abdominales y mejorar la apariencia general de la región.

Glúteos

La vacumterapia en los glúteos no solo busca reducir la celulitis, sino que también puede contribuir a levantar y tonificar esta zona. Al mejorar la circulación y estimular la producción de colágeno, la vacumterapia puede proporcionar resultados notables en la firmeza de los glúteos.

Brazos

La flacidez en los brazos es una preocupación estética para muchas personas. La vacumterapia puede ser una opción para estimular la producción de colágeno en los brazos, mejorando la firmeza de la piel y reduciendo la apariencia de la piel flácida.

Cara y cuello

Aunque es más común que la vacumterapia se realice en otras partes del cuerpo, también se utiliza en tratamientos faciales y del cuello. Al estimular la circulación y la producción de colágeno, la vacumterapia facial ayuda a reducir arrugas finas, a mejorar la elasticidad de la piel y a lograr un aspecto más joven.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)