A continuación vamos a ver las diferencias, así como los beneficios que existen entre el sérum y crema facial.

Un sérum o suero cosmético se trata de un tratamiento con propiedades hidratantes que se caracteriza por contener una alta concentración en ingredientes activos y una textura principalmente líquida que favorece una rápida y profunda absorción. Su beneficio principal es la alta eficacia que tiene a la hora de combatir el envejecimiento prematuro de la piel.

Gracias a los múltiples beneficios que los sérum aportan, se han convertido en un complemento imprescindible en la rutina del cuidado de la piel. El objetivo es potenciar los efectos de la crema hidratante, por lo que se puede emplear como un tratamiento complementario a la crema hidratante.

¿En qué se diferencia el sérum de la crema hidratante?

La textura de los sérum es más ligera, y por tanto ofrece una rápida absorción. Sin embargo, la crema hidratante es una emulsión más concentrada por lo que necesita más tiempo para su total absorción.

Una crema hidratante en realidad es una mezcla de varios componentes que suelen ser líquidos y que tras someterse a diferentes procesos, se mezclan logrando una emulsión de textura fina y untuosa que aporta hidratación y nutrientes a nuestra piel. Debido a su mayor concentración de componentes grasos, se trata de un producto mas espeso, por lo que su absorción es más lenta y tiene menos penetración ya que actúa únicamente en la epidermis, que es la capa mas externa de la piel.

Para que se entienda, la función principal de la crema es hidratar la piel y el objetivo del sérum es potenciar los efectos de la crema hidratante.

Si estás preguntándote que es mejor para tu piel, si el sérum o la crema hidratante, quizá esto pueda ayudarte; No se trata de elegir el producto, si no el momento y el modo de aplicación. La aplicación combinada de ambas soluciones de manera periódica y constante puede es lo que garantizará el éxito de nuestra rutina de belleza.

Ahora que ya conocemos más a fondo ambos productos, vamos a realizar una comparación desde diferentes perspectivas para tener aún mas claras sus diferencias:
  • En cuánto a la textura: el sérum es más fluido y ligero y la crema hidratante es más espesa. Por ello, el sérum se absorbe más rápido.
  • En cuánto a su formulación: El sérum es mas concentrado que la crema, es decir, usando menos cantidad de producto se consigue mayores resultados.
  • En cuánto a su penetración: La crema hidratante es efectiva sobre la epidermis, mientras que el sérum penetra mas allá y sus beneficios son notables en la dermis, dejando la capa superficial más «desprotegida». Este es uno de los motivos por el que podemos emplear las cremas para protegernos del sol, mientras que los sérums no.
  • En cuánto a su objetivo: La crema hidratante como su propio nombre indica, hidrata, el sérum tiene un objetivo más concreto para tratar problemas más específicos.
  • En cuánto a su aplicación: El sérum se aplica en pequeñas dosis, se absorbe rápidamente y no deja la piel grasa, mientras que la crema necesita mayor cantidad de producto y tarda más en absorberse.
  • En cuánto a su clasificación: Los sérum se clasifican según los resultados que queramos conseguir, mientras que las cremas se diferencian por el tipo de piel al que van dirigidas.
  • En cuánto a su precio: El sérum tiene un precio mayor al de las cremas. Sin embargo como suele venir con un dosificador y precisa menor cantidad, dura más tiempo.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)