La limpieza facial con punta de diamante, también conocida como microdermoabrasión con punta de diamante, se ha convertido en uno de los mejores tratamientos, y más demandados, de limpieza facial. Muchas personas lo consideran una de las mejores opciones para realizar una limpieza de células muertas y rehidratar la piel.

La microdermoabrasión es un proceso no invasivo que consta de eliminar capas superiores de la piel para facilitar el crecimiento de la nueva piel y la producción de colágeno.

 

¿Qué es?

La limpieza facial con punta de diamante es un tratamiento que realiza una microdermoabrasión, no invasiva para la piel. Se realiza con una máquina específica que emplea distintos tipos de intensidad, succionando ligeramente la piel y eliminando células muertas. 

Un factor positivo es que no se emplean productos químicos ni es fotosensible, por lo que se puede realizar en cualquier época del año. Además, al ser un tratamiento no invasivo, puede realizarse en cualquier tipo de piel sin causar daño.

 

Beneficios

El principal beneficio que ofrece el tratamiento es la limpieza y retirada de las células muertas de la piel. Pero, aparte de tener estas ventajas, tiene más.

El tratamiento disminuye los puntos negros y reduce los poros, lo que ayuda a personas con piel grasa o propensa al acné disminuyendo estos síntomas. También impulsa la producción de colágeno, lo que minimiza marcas de acné, cicatrices y arrugas, además de reducir la inflamación.

Si se realiza regularmente puede ser muy beneficioso y el colágeno puede ayudar a mantener un cutis suave y más luminoso.

Por último, aplicar la microdermoabrasión hará que todos los productos posteriores a la limpieza penetren en la piel muchísimo más, ya que estará libre de células muertas y toxinas.

 

Procedimientos

El primer paso antes de realizar la limpieza facial con punta de diamante siempre debe ser limpiar muy bien la piel para que el tratamiento sea lo suficientemente eficaz. 

Una vez la cara esta lavada, se empieza el proceso de limpieza. Se apoya la máquina con punta de diamante y se va recorriendo suavemente el rostro. Lo que hace esta herramienta es exfoliar y limpiar. No es un proceso doloroso y lo que se siente es un pequeño cosquilleo mientras la máquina avanza. 

Las puntas de diamante pueden contar con varios cabezales con los que completar el proceso y retirar las células muertas de una forma más eficaz.

Durante todo el proceso se va mojando el rostro ligeramente y también las puntas de diamante. Esto sirve para limpiar y pulir la piel del rostro completamente y darle un aspecto más fresco y brillante.

 

Resultados

Después de realizar esta limpieza facial con punta de diamante, la piel estará totalmente oxigenada, limpia y suave. Se encontrará completamente unificada, lo que dará una imagen radiante y joven.

 

Consejos

Para obtener unos resultados más permanentes lo ideal es realizar mínimo 5 sesiones de limpieza facial con punta de diamante. Si se realiza este tratamiento para solucionar otros problemas faciales, es necesario que se complemente este cuidado con cualquier otro que se requiera. 

Si quieres realizarte una buena limpieza facial, el tratamiento de punta de diamante es ideal para ti, más allá de la limpieza, porque aporta salud y bienestar a tu piel.

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)