Es una enfermedad metabólica que provoca que la piel se muestre abultada de forma irregular y con pequeñas depresiones de forma irregular (lo que se conoce como “piel de naranja”) generalmente en la parte lateral de los muslos o en las nalgas. Suele aparecer en la mayoría de las mujeres en periodos de cambios hormonales como la pubertad o un embarazo.

La celulitis se forma por una sobreproducción hormonal que hace que las células adiposas dejen de funcionar correctamente. Al no poder realizar su función de drenaje correctamente, estas células se inflaman, aumentan de tamaño y se vuelven rígidas, lo que interfiere con la circulación de líquidos. Todo ello provoca la piel de naranja y la rigidez de dicha zona de la piel afectada.

TRATAMIENTO

Existen fármacos que ayudan a eliminar los tejidos adiposos como aquellos con efecto lipolítico, los que actúan directamente en el tejido conjuntivo, los activadores de la microcirculación, el retinol o la fosfatidilcolina.

También se puede acudir al dermatólogo para recibir tratamiento contra la celulitis. Algunos ejemplos de tratamientos estéticos para luchar contra la celulitis serían:

Radiofrecuencia y ultrasonidos: 

“La combinación de estas dos técnicas permite actuar en dos planos diferentes de la piel. Por una parte, provoca un calentamiento localizado en las capas más profundas de la piel afectadas por la celulitis de forma que disminuye el tamaño de las células grasas (adipocitos), mientras que por otro lado enfría las capas superficiales para proteger las estructuras de la piel”, señala la experta del Instituto de Dermatología Integral. 

Ondas acústicas de alta energía: 

  • Actúan directamente sobre las células grasas, consiguiendo disminuir su tamaño. Mejoran la microcirculación sanguínea, por lo que la grasa se drena más rápidamente de forma natural. Además, estimula la formación de colágeno, por lo que la piel aparece más firme y tersa”. 

Mesoterapia corporal: 

  • Consiste en microinyección de vitaminas, minerales y oligoelementos que, aplicados directamente sobre las zonas afectadas, facilitan la eliminación de toxinas y grasa y líquidos”.

CAUSAS

Las causas que pueden producir esa sobreproducción hormonal son:

Cambios hormonales naturales en la mujer, como la pubertad o un embarazo. 

La toma de alguna hormona artificial como los estrógenos. 

Llevar una vida sedentaria.

Una alimentación con un alto índice en sodio. 

Utilizar ropa muy ajustada.

Es importante señalar que la obesidad no está directamente relacionada con la celulitis. Son dos entidades totalmente diferentes. No tiene relación directa con el peso de la paciente, de hecho, la celulitis aparece muy habitualmente en pacientes delgadas, e incluso aquellas que realizan ejercicio físico de forma habitual.

TRUCOS PARA ELIMINAR LA CELULITIS

  • Ducharse con agua fría: aunque pueda parecer una locura, ahora en verano no tendrás problema en ducharte con agua fría cuando sepas los beneficios que tiene, entre ellos, el más importante, el de activar la circulación. Lo ideal es que aguantes hasta 5 minutos haciendo varios recorridos que vayan desde el tobillo hasta el muslo.
  • Masajes anticelulíticos (como la maderoterapia): al actuar sobre los músculos y los vasos linfáticos, conseguimos eliminar la grasa localizada. Elementalmente, es necesario para que este truco funcione que sea un profesional quien te dé el masaje.
  • No utilizar ropa demasiado ajustada: aunque parezca que estamos más ‘comprimidas’, lo cierto es que llevar ropa muy ceñida impide la liberación de toxinas del cuerpo.

ALIMENTOS PARA EVITAR LA CELULITIS

  • Agua: tomar agua es esencial para eliminar toxinas y eliminar la acumulación de grasa. Al contrario de lo que pensamos, no tomar suficiente agua puede favorecer la retención de líquidos. Lo mejor es que tomes agua en cada comida y evitar tomar bebidas que deshidraten como puede ser el alcohol y el café, ayudándote mejor de infusiones o zumos naturales.
  • Fruta (Plátano y fresas, sobre todo): las frutas que son ricas en potasio como el plátano, favorecen la circulación y evitan la retención de líquidos. Por otro lado, fruta como las fresas, son antioxidantes y por tanto, anticelulíticas.
  • Legumbres (preferiblemente las lentejas): las proteínas favorecen al músculo en lugar de a la grasa.
  • Verduras: las verduras contienen bioflavonoides, importantísimos para evitar la ‘piel de naranja’ (calabaza, espárragos, zanahoria…)
  • Infusiones: nos ayudan a depurarnos.

EJERCICIOS PARA REDUCIR LA CELULITIS

  • Cardio: caminar cuesta arriba es un ejercicio que ayuda mucho. Si vas al gimnasio, puedes hacer este ejercicio sobre la cinta estando un poco inclinada simulando una pendiente.
  • Fuerza: ejercicios de fuerza ayudándote de una banda elástica que puedes tensar entre los tobillos mientras andas con ella.
  • Sentadillas: añade a tu rutina diaria una sesión de sentadillas con varias repeticiones.
  • Zancadas: este ejercicio es preferible que lo hagas con algo de peso. Se trata de adelantar un pie respecto al otro, apoyando todo tu peso en el pie posterior y doblando lentamente esa rodilla. Estos ejercicios de resistencia, ayudan a crear masa muscular y a acabar con la celulitis en piernas y glúteos.

Siguiendo estos consejos poco a poco conseguirás deshacerte de los hoyuelos de tus piernas. Súmale abandonar el sedentarismo y pasarse al lado de la vida activa y a los buenos hábitos para llevar una vida saludable, entre los que están una correcta alimentación, la eliminación de alcohol y tabaco y todo aquello que perjudique la correcta circulación de la sangre.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)