Es una de las últimas aplicaciones que se han descubierto de la toxina botulínica y, sin duda, uno de los ámbitos en los que mejores resultados está constatando. Decir adios al bruxismo con Botox ,es la solución más efectiva para este problema tan molesto y que acaba afectando a la calidad de vida de las personas que lo padecen. Y, cuidado porque es un problema mucho más extendido de lo que parece, se diagnostica a un porcentaje que ronda el 20% de la población adulta.
Unos datos que solo confirman la importancia de que, por fin, exista un tratamiento eficaz, sencillo y asequible a todos los pacientes con bruxismo: las microinyecciones de toxina botulínica.

¿QUÉ ES EL BRUXISMO ?

Por bruxismo se entiende el acto de apretar los dientes de forma inconsciente e involuntaria, como consecuencia de la contracción reiterada de los músculos maseteros. Puede producirse en cualquier momento del día, aunque se ha detectado una mayor persistencia durante la noche. Las causas concretas que lo originan no están bien determinadas, pero parece evidente su estrecha relación con un estado nervioso intenso derivado de problemas como la ansiedad o el estrés.
Las consecuencias del bruxismo van más allá del desgaste de los dientes y la retracción de las encías, en los casos más severos puede llegar a fracturarse la mandíbula. Pero,
además, produce otras secuelas como insomnio, dolor de cabeza, contracciones musculares en el cuello y espalda, vértigos, mareos o molestias en los oídos. Sin ser una
enfermedad grave, lo cierto es que el bruxismo afecta al bienestar físico y mental de quienes lo sufren. Y, como consecuencia, resulta imprescindible que se trate cuanto antes.

¿POR QUE SE UTILIZA BOTOX PARA TRATAR EL BRUXISMO ?

Tradicionalmente, el bruxismo se ha abordado desde una perspectiva odontológica, con la prescripción de férulas o protectores dentales. También, se ha tratado como un problema psicológico combatiéndose con terapias de relajación, incluso con medicación. Actualmente, sin embargo, el tratamiento del bruxismo con botox es el que más se ha extendido y generalizado, no solo por su contrastada eficacia, sino por las indiscutibles ventajas añadidas que aporta a los pacientes respecto a otras fórmulas.

¿ES EFICAZ LA TOXINA BUTOLINA PARA EL BRUXISMO?

El botox actúa directamente sobre el origen del bruxismo, ya que produce un bloqueo de los terminales de la acetilcolina, el neurotransmisor que provoca esa contracción muscular. Es decir, aunque el cerebro envíe la orden de tensarse a los músculos mandibulares, estos no reaccionan porque no la reciben.
De ahí que la eficacia del botox como tratamiento para el bruxismo sea indiscutible. De hecho, presenta porcentajes de efectividad prácticamente del 100% entre las personas
tratadas. Además, tiene la ventaja añadida de la inmediatez, porque los resultados empiezan a notarse ya en los primeros días.

¿COMO SE REALIZA EL TRATAMIENTO DE BOTOX PARA ELBRUXISMO?

Una sesión de tratamiento del bruxismo con botox suele durar unos 15 minutos. Una vez terminado, el paciente vuelve a su casa y recupera una actividad absolutamente normal, sin necesidad de adoptar ningún cuidado posterior. Aunque lo habitual es que no se produzca absolutamente ningún efecto secundario, en algún caso, podría aparecer un pequeño hematoma/inflamación muy localizado en la zona que se ha pinchado o un ligero picor.

¿CUANTO DURA EL EFECTO DEL TRATAMIENTO DE BRUXISMO CON TOXINA BOTULINICA?

Una vez que se ha infiltrado el botox, el paciente comienza a notar los cambios de manera casi inmediata. A las 48 horas ya se aprecia una notable relajación del labio superior y en tan solo 15 días el músculo ha perdido su fuerza, lo que se traduce en una agradable sensación de alivio y distensión tanto en el rostro como en la zona del cuello. Tan solo es necesaria una sesión de tratamiento de botox contra el bruxismo para eliminar este problema durante al menos 7 meses.

¿QUE BENEFICIOS OBTENDRÉ SI ME REALIZO EL TRATAMIENTO DE BOTOX PARA EL BRUXISMO?

Entre estos beneficios complementarios del tratamiento del bruxismo con botox destaca la rapidez en obtener resultados. También la comodidad, porque el paciente no tiene que adoptar ninguna medida o cuidados posteriores. El tratamiento empieza y termina con la sesión de implantación del botox. Además, no es doloroso y su precio es muy asequible, desde luego mucho más que el de las otras opciones.

¿TIENE EFECTOS SECUNDARIOS EL TRATAMIENTO DE BOTOX PARA EL BRUXISMO?

El tratamiento del bruxismo con botox es seguro y no implica ningún efecto secundario. Una de las razones que explican su eficacia es que aborda el problema justo en el punto en el que se origina, los músculos maseteros. Además, la cantidad de toxina botulínica que se inyecta está absolutamente medida, de forma que no se puede ver afectada ninguna otra zona del rostro. Hay que descartar, por tanto, la idea de que el botox produce la paralización facial, total o parcial.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)